El caracol verdura

La quimera bautizada como Elysia chlorotica, es un molusco gasterópodo marino, que a partir de un mecanismo evolutivo conocido como ‘transferencia genética’ creó una relación simbiótica con las algas de su entorno. Investigado por el profesor Sidney Pierce, de la Universidad del Sur de Florida, en Estados Unidos, se descubrió que esta criatura consiguió insertar en su propio ADN el segmento genético de las plantas marinas que les permite fabricar clorofila –el pigmento verde característico–, y así realizar la fotosíntesis para alimentarse –a partir de la luz de su entorno–. El caracol, cuya apariencia recuerda precisamente a la de una hoja de árbol, se apropió de los cloroplastos, los organelos capaces de transformar la luz solar en energía química, y con ello ahora puede sobrevivir sin consumir alimento sólido por varios meses.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s