La bañera de Andy Warhol

En un evento de relaciones públicas en el Carnegie Museum of Art en 1998, organizado por una marca de cosméticos, se repartieron entre los asistentes muestras de lápiz de labios. Los anfitriones nunca pensaron que aquello podía ser potencialmente peligroso: al día siguiente, las autoridades descubrieron que uno de los invitados tuvo la ocurrencia de besar, con los labios pintados de rojo, un dibujo sobre papel titulado Bañera (1961) del artista estadounidense e icono del arte pop Andy Warhol.

Para resolver el problema, el equipo de restauración tomó en cuenta que las obras en papel representan uno de los problemas de conservación más comunes en los museos del mundo, porque la mayoría de las piezas que llegan a ser cotizadas no fueron creadas por sus autores para la posteridad, sino que en su momento fueron concebidos como bocetos de práctica o meros conceptos, ideas que servirían de base para obras posteriores, por lo que no recibieron un tratamiento previo para su conservación; caso contrario al de las pinturas, que pueden estar cubiertas por un barniz protector.

En el caso de la obra de Warhol, el papel de uso comercial se encontraba tan seco que absorbió rápidamente la pintura de labios y la saliva. La limpieza con solventes estaba descartada, por lo que fue un candidato ideal para aplicar una técnica desarrollada por la NASA, utilizada para limpiar la superficie de los transbordadores espaciales. Para ello fue necesario construir un aparato portátil que generara el oxígeno atómico, mismo que era expulsado por un soplete especialmente diseñado. Después de 24 horas de exposición al flujo dirigido de este elemento, no sólo la marca de labios desapareció, sino que incluso limpió mugre que se había acumulado en el papel, de tal manera que fue necesario pintar un poco sobre esta parte para que no se notara la diferencia con el resto de la superficie. El resultado tuvo tal éxito que, casi de manera simultánea y como insólita coincidencia, se limpió otra obra sobre papel del también afamado artista pop Roy Lichtenstein.

El concepto de ‘remoción sin contacto de cubiertas orgánicas para superficies pintadas’ había sido patentado entre 1996 y 1997, y la técnica, validada en 2001 por la NASA y sus creadores, ahora es de dominio público.

Las especificaciones técnicas, en este enlace

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s