Dragones para fiestas

Sumbawa fue un dragón de komodo (V. komodoesis) que vivió en el zoológico de Londres en la década de 1920. En aquella época estos animales eran toda una novedad, aunque especialmente sensibles a las condiciones en cautiverio: su promedio de vida era de entre dos a cuatro años. Pero a diferencia de sus congéneres, Sumbawa parecía bien adaptado a la presencia humana; fue la atracción principal de numerosas fiestas infantiles, donde congeniaba con los invitados sin ningún problema. Su popularidad del momento fue tal, que como apuntaba la comisaria de reptiles del zoológico, Joan Beauchamp Procter, pionera en el estudio de estas criaturas en cautiverio, este y su compañero Sumba “eran tan fotografiados como Douglas Fairbanks y Mary Pickford”, aunque reconocía que Sumbawa, el más grande y pesado, “podía destazar a un cerdo, pero se le podía dejar con toda confianza con los niños”. Procter estaba consciente de su peligrosidad, “no dudarán en matar a alguien si lo desean, o dar una terrible mordida”. La zoóloga solía pasear a Sumbawa por el zoológico como si fuese su mascota, lo alimentaba de su mano, y era la única que podía tomar al animal por la cola.

La Segunda Guerra Mundial puso fin al coleccionismo de dragones de Komodo por un buen tiempo. Durante la estancia de Sumbawa en el zoológico se pensó que era un ejemplar hembra; al morir en 1934, la autopsia reveló que era macho.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s