La ciudad de un acre

Las ciudades son muy costosas. Y están sobrepobladas. Por ello Frank Lloyd Wright propuso expanderlas, fragmentándolas en unidades descentralizadas dispersas, concepto que llamó Broadacre City. El nombre, del inglés broad, amplio, y acre, unidad de medida de superficie, hace referencia a su ideal democrático, en el que cada familia estadounidense recibiría un acre de terreno (4,000 m2) -provisto por el gobierno- para construir su vivienda y contar con tierra cultivable, a la mítica usanza de los fundadores de su país.

Fascinado por la creciente industria del automóvil y la telefonía, dedujo que estos complementos tecnológicos serían suficientes para mantener la comunicación entre los ciudadanos, regados en una vasta extensión suburbana interconectada por eficientes –y nada congestionadas– autopistas.

A diferencia de los corredores urbanos modernos, la utópica Broadacre sería una gran región metropolitana con densidad de población aproximada de 500 habitantes por kilómetro cuadrado –los corredores actuales llegan a tener hasta 3,000–, donde habría lugar suficiente para desarrollar nuevos espacios arquitectónicos utilitarios. El planteamiento original de su propuesta apareció en su libro The Disappearing City (1932), texto donde describía una época en donde los grandes centros urbanos no sólo habían dejado de funcionar, sino que habían desaparecido.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s