La maldición de la memoria

Pocos de entre los grandes matemáticos de la historia han podido ufanarse de tener una memoria extraordinaria. El neozelandés Alexander Craig Aitken (1895-1967) poseía esta virtud, que le permitía recitar hasta 200 decimales consecutivos de pi. Su destacada habilidad lo convirtió en una ‘calculadora humana’, elaborando en cuestión de segundos multiplicaciones, divisiones y raíces cuadradas con largas secuencias de números. Pero esto también probó ser una especie de maldición: como ex combatiente de la Primera Guerra Mundial, jamás pudo olvidarse de las terribles imágenes de los combates en los que participó, en especial la cruenta batalla del Somme. Decía que estos recuerdos lo acosaban a toda hora, y eran tan reales como el mismo día en el que los había vivido, sumiéndolo en profundas depresiones. Un episodio que solía narrar, fue su experiencia durante un intenso bombardeo en Francia, tras el cual observó a cuatro oficiales de comunicaciones sentados junto con sus teléfonos, inmóviles, aparentemente sin ningún rasguño; cuando se acercó para hablar con ellos, comprendió que habían fallecido por la onda expansiva. Sólo la abstracción de las matemáticas le daba a su mente el descanso requerido para evadir estos fantasmas anidados en su perfecta memoria.

Sus recuerdos bien asentados le permitieron, literalmente, escribir sus memorias, Gallipoli to the Somme: Recollections of a New Zealand Infantryman (1963); este tuvo una buena recepción entre el público y la crítica. El recuerdo de los horrores del frente lo acosó hasta deteriorar su salud física y mental.

Considerado uno de los más grandes matemáticos de Nueva Zelanda y del mundo, fue electo miembro de la Royal Society de Londres en 1936 por sus trabajos en análisis numérico, estadística y álgebra. Fue además un excelente músico. Colaboró también durante la Segunda Guerra Mundial con el grupo de decodificadores de Bletchley Park, encargados de descifrar los mensajes de la máquina ENIGMA alemana, elemento clave de las comunicaciones secretas del Tercer Reich.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s