Nube 9

1896 se conoce como el “Año Internacional de las Nubes”. Entonces meteorólogos de distintas partes del mundo se dieron a la tarea de clasificar y bautizar las formaciones nubosas que existían en el firmamento. Uno de los pioneros en este tema fue Luke Howard, quien en 1802 había propuesto un sistema de clasificación escrito en latín basado en género y especie, tal como había hecho Linneo en el campo de la biología y zoología. Fue Howard quien acuñó las palabras cúmulo, estrato, cirro y nimbo -esta última ya desaparecida-. En 1896 el llamado “Comité de las Nubes”, grupo internacional de científicos encabezados por el profesor H. Hildebrand Hildebrandsson, del Observatorio Universitario de Uppsala, Suecia, y Ralph Abercromby, de la Real Sociedad Meteorológica de Londres, Inglaterra, editó el Atlas Internacional de las Nubes, publicado en tres idiomas e ilustrado con numerosas imágenes para mostrar los géneros de nubes conocidos. El noveno en la lista era el cumulonimbo, la más alta de todas, por lo que la expresión ‘estar en la nube nueve’ significaba estar en la parte más alta del cielo. Siete ediciones después el orden ha cambiado poco, y aunque los cumulonimbos han subido un escaño al número diez, la expresión ‘nube nueve’ quedó en la cultura popular anglosajona para referirse a alguien que goza de gran felicidad, éxtasis o euforia.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s