El juicio fantasma del siglo

1kidd

James Kidd (1879- desaparecido en 1949)

A las seis de la mañana del 9 de noviembre de 1949, el minero estadounidense James Kidd (nacido en 1879) salió del cuarto de motel en el que vivía desde hacía años en la ciudad de Phoenix, estado de Arizona, para dirigirse a las montañas Superstición, condado Pinal, con la intención de buscar yacimientos de cobre. Como tantos en su profesión, Kidd podía irse por semanas en la búsqueda y prospección de nuevos depósitos minerales en las montañas, así que las pocas personas que lo conocían no notaron su desaparición hasta un mes después.

Fue el dueño del motel quien dio aviso a la policía, pues Kidd nunca antes había fallado al momento de pagar la renta. Los oficiales encargados del caso buscaron en su habitación sin encontrar algo sospechoso, y de acuerdo con sus investigaciones no tenía familiares ni amigos íntimos.

Para 1954 se canceló la búsqueda, y en enero de 1964 se le declaró muerto. Entonces, el 11 de enero de aquel año la comisión estatal de impuestos de Arizona reclamó los bienes resguardados a su nombre en las cajas de seguridad de un banco. Allí encontraron que la cuenta de inversiones del minero ascendía a la cantidad de 174,000 dólares, cuyos intereses acumulados daban un estimado de un cuarto de millón de dólares. Pero también había un sobre blanco que contenía una carta, escrita con su puño y letra:

Este es mi primer y único testamento, con fecha del 2 de enero de 1946. No tengo herederos, y nunca me casé. Una vez que se paguen mis funerales y se le entreguen 100 dólares a algún sacerdote para despedirme en la tumba, vendan todas mis propiedades y acciones de la empresa E. F. Mutton Co Phoenix, contenidas en la caja de seguridad del banco, y entreguen el balance a quien se dedique a la investigación o entregue una prueba científica del alma en el cuerpo, la cual lo abandona al momento de la muerte. Creo que en su momento alguien podrá tomar una fotografía del alma cuando realice esto. James Kidd

Cuando se supo del caso gracias a un artículo del periódico Phoenix Gazette, la Corte Superior del Condado Maricopa recibió en pocas semanas 4,000 cartas procedentes de 26 países. Si bien la gran mayoría de las reclamaciones de la herencia fueron desechadas, el juez en turno se vio en la necesidad de convocar a 133 personas y organizaciones que decían tener derecho a ese dinero.

Así, el 6 de junio de 1967 empezó el que fue conocido como “el juicio fantasma del siglo”, que duró 90 días. A decir de los observadores, aquello fue una especie de concurso o ‘lotería de chiflados’, donde la ambición desmedida superó el verdadero interés por encontrar una prueba científica del alma.

Además de los que se decían parientes perdidos de Kidd, se encontraban muchos personajes dignos de la mejor ficción. Entre las 800,000 palabras de testimonios, se encontró el dicho de un hombre brasileño quien proclamó: “el hombre tiene dos almas, una negra y otra blanca, ¿cuál quieren que les enseñe?” Hubo también un oficial del ejército de Tailandia que quería el dinero para realizar una campaña mediática mundial en la que promovería sus hallazgos sobre la vida después de la muerte. Una mujer del estado de California afirmaba recibir visitas nocturnas del espíritu de Kidds. Un reverendo afirmaba haber conversado con un alienígena, quien le había confesado que el alma no existía en realidad, sino entidades que habían venido a la Tierra desde hacía dos millones de años. Otro sujeto afirmaba ser la reencarnación del evangelista San Marcos y el compositor alemán Wagner simultáneamente. Más sorprendente fue aquel que dijo ser el propio Kidd, quien había fingido su muerte para conocer las pruebas que solicitaba. Pero no todos tenían ambiciones tan descabelladas.

1super

Montañas Superstición, Arizona

Entre las propuestas consideradas serias se encontró la del Instituto Neurológico Barrow, de Phoenix, quienes testificaron que nunca antes habían realizado investigaciones sobre la existencia del alma, y no era su intención empezar tal empresa; sin embargo, solicitaron el dinero para iniciar investigaciones del sistema nervioso central. De manera similar, el Consejo de Rectores de Arizona quería usar el legado de Kidd para patrocinar una cátedra de Filosofía en la Universidad del Norte de Arizona, aunque también admitieron no tener intenciones de patrocinar experimentos de ‘separación del alma’.

A medio camino entre los excéntricos y los investigadores serios, se encontraba el doctor Gardner Murphy, presidente de la Sociedad Amerciana de Investigaciones Psíquicas (SAIP), quien dirigía la llamada Fundación Menniger, y quien había recibido apoyo de la Universidad de Harvard para llevar a cabo experimentos con telepatía. Aún cuando en aquella época el espiritismo y prácticas similares se habían demostrado como un fraude, aún había quienes luchaban por demostrar su existencia.

El veredicto dictado el 20 de octubre de 1967 por el juez del caso, Robert L. Myers, favoreció Instituto Neurológico Barrow, que en dado caso que investigaran los secretos del alma, “lo harían mejor que todos, dado que combinarían los campos de la ciencia médica, psiquiatría y psicología”

1juez

El juez, Robert L. Myer, revisando una de las miles de cartas recibidas.

Pero dos personas y dos organizaciones, bastante indignados, apelaron el fallo; este les fue concedido debido a que el Instituto “no tenía la intención de usar el dinero de Kidd para los propósitos que este había especificado”. Como estrategia legal, la Fundación para la Investigación Psíquica de Durham (FIPD), Carolina del Norte, EUA, y la SAIP se unieron en la apelación y acordaron compartir las ganancias (dos terceras partes para la segunda). Así, el 29 de diciembre de 1972, los 270,000 dólares de Kidd fueron otorgados a la SAIP.

Más de cuarenta años después, ninguna de las dos organizaciones, y para el caso ningún investigador u organización en el mundo, han demostrado con pruebas concretas la existencia del alma. Quizá lo único que lograron la FIPD y la SAIP fue confirmarque los poderes psíquicos y el espiritismo son un fraude.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s