Las fotografías del alma

A la fecha no hay evidencia física de la existencia del alma. Sin embargo, durante generaciones han aparecido fotografías que pretenden comprobarlo. Entre los precursores de este método, estaba el doctor francés Hippolyte-Ferdinand Baraduc (1850-1909), especializado en enfermedades mentales.

A través de su carrera desarrolló varios experimentos para comprobar lo que llamaba la “fuerza vital humana”. Sus teorías y procedimientos los publicó en una serie de libros entre 1893 y 1905, entre los que destacó La fuerza vital y la fotografía de los estados hipervibratorios de la vitalidad humana. Gracias a una serie de pruebas realizadas entre 1896 y 1897, Baraduc dijo haber encontrado pruebas de la existencia de esta “fuerza vital” al momento en que esta abandonaba el cuerpo después de la muerte.

1fot

Imagen de la esposa de Baraduc, supuestamente al instante en que su alma abandona el cuerpo.

Su procedimiento era amarrar una paloma en una base de madera, con las alas y las patas extendidas y bien aseguradas, tomando una placa fotográfica del pecho cuando se cortaba la garganta al animal; la imagen resultante describía su agonía, y una mancha blancuzca correspondía a su esencia. En un ensayo leído ante la Sociedad de ciencias psíquicas, en París, Baraduc afirmó haber fotografiado el alma de un hombre moribundo al tomarle una placa dentro de un cuarto oscuro. La imagen, según afirmaba, era la impresión del alma abandonando el cuerpo tres horas después del fallecimiento (recordemos también que en aquella época los tiempos de exposición eran muy largos).

De manera siniestra, Baraduc también tomó fotos de su hijo y esposa al momento de morir. El primero cuatro minutos después de fallecer, y la segunda 24 horas después de su deceso; afirmaba que la fuerza vital había sido retratada abandonando los cuerpos en forma de un fluido vaporoso que alcanzó el techo de la habitación donde estaban. Aunque capturó la imaginación de miles de personas por los artículos que se llegaron a publicar sobre los supuestos hallazgos, los resultados experimentales nunca pudieron ser imitados, y se sospechó que lo obtenido se debía a emulsiones producto de procesos químicos del revelado, y defectos intencionales de la lente de la cámara.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s